Las finales de mundiales siempre nos dejan grandes historias para contar. En la previa de la final de Rusia 2018 entre Francia y Croacia no podemos dejar de recordarlas.

Durante la tarde del 15 de Junio de 2018 seguramente se puedan crear nuevos y grandiosos momentos para la historia. Pero si miramos hacia atrás, encontraremos hechos top marcaron la historia del fútbol mundial.

¡Ven, acompáñanos a recordarlos!

Las finales de mundiales y sus momentos top.

Como ya hemos repasado en este post respecto a los mejores goles en finales de Champions League, viajemos en el tiempo desde los momentos actuales hasta unos…48 años atrás.

finales de mundiales

 

Las finales de mundiales e Iniesta escuchando el silencio.

Si hablamos de finales de mundiales e Iniesta, hablamos de Sudáfrica 2010. No hay momento que haya marcado más la vida de Iniesta que su gol ante Holanda. Recordaremos su gol en Stamford Bridge, su gran capacidad de juego, su don de gente. Pero si solo quedara una imagen del español en la historia del fútbol sería esta.

finales de mundiales

El actual jugador del Vissel Kobe de la J-League comandaba las ilusiones de un país que iba en busca de su primera copa del mundo. España desplegaba juego y talento frente a una Holanda agresiva en ataque. Iker Casillas ya se había transformado en héroe por partida doble, luego de evitar el gol en dos mano a mano frente a Robben.

0 a 0 en los 90 minutos reglamentarios, y a por todo en 30 minutos más. Faltando 4 minutos para los penaltis, llega el momento. Dejemos que lo cuenten sus protagonistas.

 

Iniesta «escuchó el silencio». Ese silencio que solo puedes oír en los momentos más importantes y decisivos de tu vida. En ese entonces, en silencio, Iniesta chutó hacia la red. Y el silencio se transformó en el ruido ensordecedor de la alegría más grande para el fútbol español.

 

Las finales de mundiales y sus «cabezazos a la francesa».

Si pensamos en cabezazos y en franceses, puede que el recuerdo más cercano no sea del todo bueno. Más aún tratándose de Zinedine Zidane. Sucede que, a favor suyo, en 1998 convirtió 2 de los 3 goles de Francia frente a Brasil. Si, de cabeza.

finales de mundiales

 

Gracias a este mundial y a sus goles en la final, Zidane fue catapultado hacia el olimpo del fútbol mundial. Sin embargo no tuvo un buen 2002 en Korea-Japón. Su última chance para recuperar la copa del mundo era Alemania 2006. Pocos meses antes del certamen, Zizou había anunciado que luego del torneo se retiraría del fútbol. Y eso le agregaba una carga extra a cada partido que disputaba.

No tuvo una buena primera fase. Desdibujado, sin ideas, veterano. Algunos hasta lo trataban de «jubilado». A su alrededor, una Francia con buenos nombres no despertaba en su juego.

Aún así, Francia clasificó en su grupo y Zidane despertó en los momentos más importantes de aquel mundial. Su rendimiento no paró de crecer. El mejor Zidane lucía brillante, con ideas, con jugadas fantásticas. Era capaz de eliminar él solo a España, Brasil y Portugal.

finales de mundiales

finales de mundiales

finales de mundiales

finales de mundiales

Por una cabeza…

La selección gala y todo un país depositaba sus esperanzas de recuperar la copa del mundo en él. En la final, Italia era el rival a vencer. Sin pausa pero sin prisa, el marcador se abre a favor de Francia con un golazo de penal de Zizou. Pocos minutos después, el otro protagonista del momento top marca el empate: Marco Materazzi.

De este modo llegamos al tiempo suplementario con el marcador empatado a 1 . Y un cabezazo de Zidane vuelve a hacer historia en las finales de mundiales.

Horacio Elizondo, el árbitro argentino a cargo de esa final, nos lo cuenta con lujo de detalles.

 

Zinedine Zidane no merecía ese final. En un juego como el fútbol podía haber ganado como perdido esa final, tal y como sucedió. Pero su cabezazo ante los insultos de Materazzi, su expulsión, y su última imagen en un campo de fútbol nos deja un momento top de los más recordados.

finales de mundiales

 

Las finales de mundiales y los penales como un karma.

En el recuerdo del momento top con Zidane como protagonista, la ganadora fue Italia. Sin embargo, la historia le hizo pasar varios tragos amargos a la azzurra hasta el 2006.

Roberto Baggio fue el símbolo de la selección italiana durante los años 90. «Il divin codino» se presentó ante el mundo en Italia 1990. En dicho mundial, los locales perdieron la semifinal por penales frente a la Argentina de Maradona.  Todo un país anhelaba la copa en su propio mundial y caía en una gigantesca frustración.

Durante los siguientes 4 años hasta el mundial de EEUU 1994, Baggio no paraba de crecer como futbolista. Balón de oro en 1993, mientras jugaba en la Juventus, llegaba como una de las máximas figuras a la cita mundialista. Claro está, Italia nuevamente era favorita para quedarse con el título mundial.

Los italianos no tuvieron un buen comienzo, pero sin embargo lograron pasar la zona de grupos. Un clásico equipo italiano, con una fuerte defensa (Baresi, Maldini, Tassotti), delegaba su capacidad de creación a Baggio. Cuando la pelota pasaba por Baggio, la magia sucedía.

finales de mundiales

 

Ahora si: Italia a la final.

Luego de brillantes intervenciones de Baggio frente a España y Bulgaria en semifinales, Italia llegaba a la final. Del otro lado del campo, la Brasil de Romario y Bebeto.

El estadio Rose Bowl de Pasadena, EEUU, presenció una de las finales más aburridas de la historia. Italia, cuidando estratégicamente el cero en su arco. Brasil poco hacía para vencer la defensa italiana. De este modo, por primera vez en la historia, una final de mundial se definía por penales.

finales de mundiales

 

Ambos equipos convertían sus 3 primeros disparos desde el punto de penal. Hasta que llega el 4º penal para Italia y  Franco Baresi falla en su último partido con la azzurra. La canarinha convierte su 4º penal y todo el peso recae en el penal para Italia. El encargado de patearlo: Roberto Baggio.

 

Un karma de 4 años de duración

Último penal para Italia. Toda una nación apoyando a su hijo pródigo. El mejor jugador del mundo en aquel momento se dispone a chutar el penalty de toda Italia. Lamentablemente, lo tan temido sucede.

El comentario del afamado relator italiano, Bruno Pizzul, lo demuestra todo.

Brasil campeón, y el karma se apodera de Roberto Baggio por los siguientes 4 años hasta Francia 98.

En el primer partido de la azzurra durante el mundial 1998, Chile resulta un duro rival. Luego de una espectacular asistencia de Baggio, Vieri convierte el primer gol para Italia. Pero la delantera Salas – Zamorano quiebra las ilusiones italianas dando vuelta el marcador por 2-1. Hasta que en el minuto 41 del segundo tiempo, Baggio genera un penal a favor de Italia para empatar el partido. Y en ese momento, el karma de 4 años comienza a desvanecerse.

 

Roberto Baggio logra quitarse el karma que lo atormentó durante los siguientes 4 años después de esa final. Incluso, en la definición por penales frente a Francia en cuartos, Baggio vuelve a convertir.

A pesar de ello, la carrera de Roberto Baggio comenzó su declive luego de aquella final. Tal es la impronta de aquel momento top, que se convirtió en el protagonista de un comercial para un whisky escocés. Keep walking, «codino».

 

 

Las finales de mundiales y sus carreras interminables

México 1986 resultó ser uno de los mejores mundiales de la historia. Grandes partidos se disputaron en dicho certamen: Francia – Brasil en cuartos y Francia – Alemania en semis, Argentina – Italia en zona de grupos, Argentina – Inglaterra en cuartos. Y la final no podía prometer más espectáculo. La Argentina del mejor Maradona de la historia se enfrentaba a Alemania. Nunca antes se había visto a un jugador tan gravitante para un equipo como aquel Maradona de 1986. Argentina construía su andar en base al talento del «10», quien dejaba goles históricos y rendimientos incomparables.

Para Alemania era su 3ª final en 4 mundiales. Solo en Argentina 1978 no había alcanzado esa instancia. Y resultaría un duro rival para una Argentina que no encontraba a Maradona gracias a la marca personal de Matthäus.

Promediando el segundo tiempo, Argentina controlaba el partido con un 2-0 a favor. Pero los alemanes no se rindieron, y empataron el partido en 5 minutos gracias a dos jugadas de pelota parada.

finales de mundiales

 

A pocos minutos de la gloria

Nuevamente, Argentina debía volver a construir su victoria para alcanzar la gloria. Matthäus no se despegaba de Maradona, a quien marcaba junto a otros alemanes. Pero Alemania no estaba acostumbrada a jugar en la altura y ante el sofocante calor del mediodia mexicano en el estadio Azteca. A 6 minutos del final, Maradona recibe un pase en el círculo central. Sin controlar, el «10» gira hacia el frente y habilita a Jorge Burruchaga hacia una carrera interminable a la gloria.

Su protagonista nos cuenta el segundo a segundo de una jugada inolvidable.

 

 

Hans Peter Briegel perseguía la carrera hacia la gloria de Burruchaga. El triatlonista alemán solo alcanza a ver como el argentino patea el balón entre las piernas de Schumacher. Argentina campeona del mundo. Maradona consagrado rey del fútbol mundial. Y Burruchaga responsable del gol que gritó todo un país a 6 minutos del final.

 

Las finales de los mundiales y sus goles al ritmo del «jogo bonito»

Quien sabe de fútbol, sabe que la selección brasileña de 1970 fue una de las mejores de la historia. Solo basta repasar sus nombres: Pelé, Tostão, Jairzinho, Rivellino, Gerson. El concepto de «jogo bonito» existe gracias a esta brillante selección.

En el mundial de México 1970, la canarinha prácticamente desfiló hasta la final en el estadio Azteca. Italia fue un actor de reparto en una absoluta exhibición de fútbol por parte de Brasil.

finales de mundiales

Con Pelé como figura estelar de aquel equipo, Brasil tenía prácticamente asegurada la victoria en aquella final. Un 3 – 1 a pocos minutos del final resultaba irreversible ante el dominio brasileño.

Sin embargo, durante los últimos minutos de partido sucedió el momento top de la final. Fiel a su tradición de laterales volantes, Brasil despliega todo su repertorio en una jugada inolvidable. El mejor gol de la historia de las finales de mundiales estaba por suceder. Y el lateral derecho de la canarinha, Carlos Alberto, estaba a punto de pasar a la historia grande.

 

 

Fútbol en su máxima expresión. Jogo bonito, tiki taka. Llámalo como quieras. Pero Brasil aniquiló por 4-1 a Italia con una espectacular jugada para que Carlos Alberto definiera con soberbia.

 

Hasta aquí llega otro viaje en el tiempo. Pero no queremos dejar de preguntarte:

 

Qué momento top piensas que pueda suceder entre Francia y Croacia?

 

Ansias de final! Ahí nos vemos!